Trekking al Campo Base del Annapurna



El Himalaya, la morada de las nieves en sánscrito, un lugar que me recuerda a las películas de aventuras, apasionados escaladores que sueñan con pisar sus cumbres, las más altas del mundo. El principal motivo de mi viaje a Nepal, conocer sus montañas.


Como disponía de un tiempo limitado para mi viaje, quería aprovecharlo al máximo, por lo que decidí el trekking que iba a realizar antes de salir de España. Un trekking de unos 10 días me dejaría tiempo para visitar otros puntos del país por lo que me decanté por realizar el trekking al Campo Base del Annapurna o SanctuaryTrek. Es un trekking más corto que el famoso Annapurna Circuit, que da la vuelta a los Annapurnas. Este en cambio, se dirige directamente al corazón del Himalaya, al Campo Base del Annapurna I situado a más de 4.100 metros de altitud.


Pero antes de empezar con el trekking, vamos a ver que necesitas:


CUANDO IR:


Temporada alta: de Octubre a Diciembre. Durante estos meses el clima es seco y la probabilidad de ver las montañas es mucho mayor. Por otro lado, encontrarás más gente en los caminos y los precios pueden incrementarse un poco, pero por lo menos en lo que son las montañas, no me preocuparía ya que dormir en un refugio suele costar entre 100 y 150 rupias (poco más de 1 euro). Yo me moví por mi cuenta, sin guía ni porteador, simplemente con un mapa que compré en Katmandú. El hecho de ir solo facilita encontrar habitación en temporada alta ya que solo necesitarás una cama.


Temporada baja: de Mayo a Agosto. Los precios son más económicos y apenas encontrarás a gente en los caminos. No tendrás problemas para encontrar alojamiento pero las lluvias y la humedad son mucho más abundantes. La probabilidad de ver las montañas disminuye ya que gran parte del día está todo cubierto de nubes.


PERMISOS:


Para entrar en el Área de conservación del Annapurnase se deben tramitar dos permisos: el TIMS (Trekker’s Information Management System) y el ACAP (Annapurna Conservation Area Project). Cada permiso cuesta alrededor de 20 dólares y vas a necesitar el pasaporte, cuatro fotos de carnet, los datos de tu seguro médico y los datos del hotel donde estés alojado.

Yo tramité los permisos personalmente en la Oficina Central de Turismo de Katmandú pero puedes tramitarlos en la mayoría de oficinas o agencias de viaje que encontrarás por la ciudad.


EQUIPO:


Piensa que si vas a ir por libre vas a tener que cargar con el peso todo el tiempo y cuando lleves 4 días andando 6 horas diarias, 1 kilo de más lo vas a notar y más a 4.000 metros.

El equipo indispensable sería ropa técnica de montaña ligera y de secado rápido, camisetas térmicas, forro polar, chubasquero, botas de montaña, chanclas, toalla y jabón, cantimplora, pastillas potabilizadoras, funda plastificada para pasaportes, permisos y dinero, bastones de trekking, botiquín, linterna o frontal y protector solar (a eso le sumo los 3 kilos aproximados en equipo fotográfico).


MAL DE ALTURA:


Antes de comenzar el trekking es importante conocer que es, en que consiste y que debes hacer si padeces mal de altura. El mal de altura o mal agudo de montaña consiste en la falta de adaptación del cuerpo a la falta de oxígeno (hipoxia) producida por la altitud.

Sus síntomas son más probables a partir de los 2.400 metros y que aparezca o no depende en gran medida de la altitud y la velocidad de ascenso.


Entre los síntomas del mal de altura se encuentran el dolor de cabeza leve, náuseas y vómitos, falta de apetito, insomnio y disnea en reposo (falta de aire). Finalmente se puede llegar a producir un edema pulmonar de altitud o un edema cerebral de altitud (potencialmente letales).


Durante todo el recorrido encontrarás paneles informativos advirtiendo del mal de altura y su solución más efectiva, descender. Por ello y debido a su gravedad, escucha tu cuerpo y toma todas las precauciones posibles para disfrutar el trekking.


Una vez visto esto, comencemos!

POKHARA - POTHANA


Me despierto temprano y me acerco al lago para ver las montañas. Continúo con dudas sobre el trekking ya que desde que llegué a Pokhara, las montañas están rodeadas de nubes y el clima no es lo que esperaba. Voy solo y me da respeto, esto es el Himalaya.

Después de hablar con el hombre del hostel, decido salir y comenzar el trekking. Un taxi me lleva en unos 45 minutos hasta Pedhi donde, por lo que veo allí no hay más que 4 casas y campos de cultivo. El taxi para en un lado de la carretera y me quedo solo. Aquí comienza mi ruta!

Cargo mi mochila a la espalda y comienzo a subir por unas escaleras que me llevaran, después de más de una hora, a lo alto de la colina. Para calentar no ha estado mal, miles de escaleras sin descanso, atravesando campos de cultivo. Las vistas desde arriba son espectaculares. Detrás de mí el valle de Pokhara, delante, todavía cubierto por nubes, el Himalaya.

Una vez arriba, tomo un camino que me llevará en unas pocas horas hasta Pothana. Pothana es muy pequeño, unas pocas casas construidas aquí y allá, con sus huertos, sus puestecitos de artesanía y de fondo una musiquita nepalí muy pegadiza que me hace sonreír.



POTHANA – JHINU


Tal y como me habían dicho la noche anterior, el día se presenta despejado y por primera vez, puedo ver claramente las montañas delante mí. Poder ver las montañas me ha dado energía para continuar el camino así que después de desayunar, cargo la mochila y de vuelta al camino. No tengo un plan concreto de ruta así que voy decidiendo sobre la marcha.

Pocos minutos después de salir, el día se torcía. Escucho un ruido detrás de mí y al girarme, veo como mi saco de dormir se ha caído de la mochila y cae por un barranco…no me ha dado tiempo de reaccionar. Valorando como bajar a por él, veo que me va a ser muy difícil, cargado con la mochila y sin conocer el terreno… por lo que decido volver al pueblo que acababa de pasar y allí, una chica nepalí se ofrece a ayudarme. Ha sido increíble ver como bajaba y recuperaba mi saco en un momento. Después de darle las gracias decenas de veces, continuo mi camino y en unas 7 horas llego a Jhinu. En Jhinu podéis encontrar unos baños termales que le irán de lujo a vuestras cansadas piernas.



JHINU – DOVAN


Día durísimo. Desde las 8 de la mañana que he empezado a caminar, he estado subiendo y bajando escaleras 4 horas. Subía 200 metros y cuando llegaba arriba, las escaleras bajaban de nuevo todo el desnivel que había ganado. Llegaba abajo y las escaleras volvían a subir 400 metros, después volvían a bajar, luego a subir. Muy duro. Más adelante he llegado a un pueblecito llamado Sinuwa y a partir de ese momento el camino ha mejorado por lo que he podido aumentar el ritmo. Es curioso que desde Sinuwa no está permitido comer carne por lo que no la encontraréis disponible cuando paréis a comer.

El día lo he terminado en Dovan cenando unos fideos con verduras y viendo como el Machapuchare se encendía con las últimas luces del atardecer.



DOVAN – MACHAPUCHARE BASE CAMP (MBC)


Me he levantado a las 6 de la mañana para salir pronto hacia el Campo Base del Machapuchare. La mañana era clara y limpia y he subido a buen ritmo, un poco de frío al principio pero rápidamente se entra en calor. He llegado bien hasta Deurali, ya a 3.200 metros. Después de Deurali el paisaje cambia completamente. Debido a la altitud la selva tropical da paso a la vegetación típica de la alta montaña y entramos en un valle abierto, rodeado de afiladas cumbres, el valle de Modi Khola.

A 3.500 metros la altitud se hace notar y subir las escaleras que me voy encontrado se hace muy cansado. El tiempo ha cambiado rápidamente y la temperatura ha bajado mucho en minutos. Comenzaba a llover y he tenido que espabilar hasta llegar una hora después al MBC, ya a 3.700 metros. Mañana, Annapurna.



(MBC) – ANNAPURNA BASE CAMP (ABC) - BAMBOO


El despertador suena a las 4:30 de la madrugada. Apenas he dormido nada ya que el intenso frío se colaba dentro de mi saco a cada segundo. La puerta, de madera, no cierra completamente y deja entrar el terrible frío del Himalaya a la habitación. Salgo del saco y me pongo el poco abrigo que me queda por ponerme, cojo el frontal, la mochila y salgo al exterior.

La noche es fría y el cielo está despejado. La tarde anterior había quedado con 2 chicos alemanes para subir juntos hasta el Campo Base. Ya estamos listos, encendemos los frontales y comenzamos a caminar.

La luz del frontal solo me permite ver varios metros delante de mí. Subimos en la oscuridad durante una hora y media y poco a poco la luz del sol va iluminando las cumbres. A las 5:50 llegamos al Campo Base del Annapurna, justo unos minutos antes del amanecer. El lugar es espectacular, igual que el frío. Las manos se me congelan y apenas puedo utilizar la cámara por lo que entro en una caseta a por un chocolate caliente y sobre las 7:30 de la mañana comienzo la bajada. He notado un poco los síntomas del mal de altura y me duele la cabeza.

Después de desayunar bien en el MBC el dolor de cabeza desaparece y continúo la bajada hasta Bamboo. La caminata de hoy ha sido durísima pero ha valido la pena.



BAMBOO –TADAPANI


He bajado por el mismo camino de subida hasta llegar a Chomrong (durísima subida) y en este punto, he cogido un desvió hasta Tadapani. Después de unas durísimas 8 horas por fin he llegado. Tadapani está en lo alto de una colina y el camino para llegar no ha sido sencillo. Por la tarde la niebla ha envuelto el pueblo dándole un aspecto de película.



TADAPANI – GHOREPANI


Ghorepani es la puerta de entrada a Poon Hill o monte Poon. Desde allí, se tienen unas vistas espectaculares de los Annapurnas y del Dhaulagiri. La ruta desde Tadapani ha sido tranquila y en unas pocas horas he llegado a mi destino. El pueblo es muy grande comparado con los demás y después de pasear por el pueblo y jugar a voleibol con gente local, he ido a descansar.



GHOREPANI – POON HILL – NAYAPUL


Ha tocado madrugar de nuevo para ver el amanecer desde Poon Hill. La subida desde Ghorepani no es especialmente dura y antes del amanecer ya estaba en la cima (3.210 metros). Poco a poco ha ido saliendo el sol y he podido disfrutar de un bonito amanecer.

Desde Poon Hill, vuelta a Ghorepani a desayunar y coger la mochila. Finalmente he decidido llegar hasta Pokhara hoy mismo así que después de una paliza de 35 km he llegado a Nayapul donde un taxi me ha llevado de vuelta a Pokhara.


Un viaje increíble que nunca olvidaré.



Espero que os haya acercado un poquito la emoción de estar rodeado por las montañas más altas del mundo.


Podéis encontrar la galería completa en la sección Archivos.


Un saludo!

0 vistas