RETRATANDO A UN EXTRAÑO



Algo que me encanta de viajar es conocer gente en los lugares que visito y si es posible, hacerles algún retrato. Fotografiarles es un buena manera de conocer más sobre ellos, sobre su vida, sobre su día a día, sobre su entorno. También me permite adentrarme un poco más en su cultura y en ocasiones, hasta hacer amigos.


Ahora bien, tomar fotografías a un extraño no siempre es fácil. Hay lugares donde la gente se deja fotografiar fácilmente y otros lugares donde te lo tendrás que ganar.


Por otro lado, es posible que nos de vergüenza acercarnos a esa persona y preguntarle si le podemos hacer una foto, eso dependerá de cada uno. Una cosa es cierta y lo digo por experiencia, cuanto más te lanzas y preguntas, más confianza generas en ti mismo y eso ayuda a hablar con más desconocidos.


Imagínate que estas en un pueblecito perdido en medio de la India y pasa delante de ti un personaje completamente fascinante. Sus ropas, sus ojos, su bigote, su forma de caminar, su mirada...todo llama tu atención de manera exagerada y no quieres volver a casa sin una foto. Pues vamos a ver algunos consejos para que te sientas más cómodo a la hora de intentar tomar un retrato de esa persona y puedas volver a casa con una visión de tu viaje más completa.


1. UNA SONRISA PUEDE ABRIR MUCHAS PUERTAS


Primero de todo, se amable y sonríe. Es muy posible que el idioma sea una barrera a la hora comunicarte con las personas allí donde estés pero puedes acercarte tranquilamente y sonreír, la sonrisa es universal. Hacer un pequeño gesto con la cámara también suele funcionar y la persona entiende al momento que quieres tomar una foto.


2. APRENDE ALGUNAS PALABRAS


A mi me gusta poder saludar o dar las gracias en el idioma del país que visito. Conocer algunas palabras o pequeñas frases como Hola o ¿Cómo estás? también puede ayudarte a conectar con esa persona y tomarle una foto.


3. ¿PEDIR PERMISO?


Pues esto dependerá del tipo de foto que vayas a hacer. Personalmente, si voy a hacer un retrato, una foto muy cercana, íntima, donde tengo que estar cerca de la persona y ella mirando a cámara si suelo pedir permiso, ya sea hablando con ella o con un simple gesto.

Aunque cuando busco captar el ambiente de un lugar, un mercado por ejemplo, intento alterar lo menos posible la escena. En ese caso intento pasar desapercibido, tomar la foto y continuar con mi camino.


En el caso de pedir permiso y que la persona se niegue, es muy sencillo, sonríe, dale las gracias y sigue adelante. Me ha pasado varias veces y si que se siente algo de frustración, tener delante una persona diferente, donde tomarías una foto muy interesante pero finalmente no poder hacerla. Recuerda que tienen todo el derecho a negarse.



4. ¿PAGAR O NO PAGAR?


Este punto puede traer debate. Hay personas que se niegan totalmente a pagar por tomar una fotografía y a otras no les importa e incluso hacen auténticas sesiones fotográficas.

Uno de los argumentos para no pagar por una foto es que si un fotógrafo paga, casi con total seguridad le pedirán dinero a los próximos que lleguen para hacer fotografías. Esto ya ocurre en muchos lugares del planeta, es un hecho común que te pidan unas monedas a cambio de una foto.


En mi caso, al principio me negaba totalmente a pagar y si me pedían dinero para tomar una foto, simplemente no la tomaba. Pero pensándolo un poco, si yo quiero algo de ellos, es normal que pidan algo a cambio. Si te sientes incómodo o no te gusta darle unas monedas, puedes por ejemplo, comprar algo si tienen un puesto de artesanía.


5. INTERÉSATE POR SUS COSTUMBRES


Conocer las costumbres y la cultura local puede ayudarte a evitar ciertos problemas además, puede ayudarte a la hora de sacar un tema de conversación y conectar con la gente. Pregúntales por su día a día, interésate por su modo de vida y intenta ganarte su confianza.


6. EN SU ZONA DE CONFORT


Intenta siempre que puedas fotografiar a esas personas en un ambiente donde estén cómodas y relajadas. Esto suele ser por ejemplo, en su negocio o su casa.


7. UTILIZA FOCALES FIJAS


Las focales fijas suelen tener más calidad óptica, son más nítidas y más luminosas. Así que te permitirán tomar mejores fotografías en interiores con poca luz. Además puedes jugar con el desenfoque y hacer retratos más interesantes.



8. HAZ MÁS DE UNA FOTO

Intenta hacer más de una foto. Si has conectado con una persona y te permite que le hagas una foto, no tengas prisa y intenta tomar un buen retrato. Puede que con las prisas la foto no esté bien expuesta o el foco no esté en su sitio. También es común que la persona esté más rígida en la primera foto, así que intenta crear un ambiente relajado y tomar varias fotografías.


9. MUESTRA LA FOTO


Una vez tengas la foto muéstrasela. Le encantará verse y es un buen momento para echar unas risas y hacer nuevos amigos.


10. COMPARTE


Es una buena idea llevar contigo una libreta donde apuntar emails o direcciones y enviar las fotos una vez hayas vuelto a casa. Además te puede servir como publicidad si envías una tarjeta de visita o un enlace a tu web.

Si te ha gustado, comparte!

Un saludo,

#fotografía #viajar #viajes #fotografíadeviajes #retrato

0 vistas